RE-CONOCERSE PARA PERMITIRSE SER

Qué me muestran estos tiempos intensos, convulsivos de profundo cambio? Aconteceres nostálgicos que avanzan  y me invitan a rever de frente los desafíos en mi automaestría del amor  y en la determinación que me cabe como soberana de mi propia energía.

Sólo en el buceo audaz del autoconocimiento se hayan los tesoros y para encontrarlos, tal vez la forma sea re-conocerse honestamente frente al espejo: espejo físico, espejo humano… entonces, qué ves cuando ves?

Mis Ancestros me enseñaron cómo hacerlo, ese legado amoroso y poderoso se manifestó  en su sencillez, como una prueba que determinó un estado profundo de conciencia de mí, y ya nada fue igual que antes.

Comprobé que esta habilidad que fui desarrollando sobre el auténtico conocimiento personal, es la que me recordó Quién realmente Soy y también me mostró que sólo yo la podía llevar a cabo desde mi conexión sagrada con mi corazón, me quedó claro que nada había afuera que pudiera solucionarlo.

Qué implica para mí el Re-Conocerse?  Volver a conocerse pero desde otro lugar, con otra mirada, una mirada valiente, no adornada de ilusiones, y así descubrir los misterios del viaje del alma y recuperar el verdadero poder personal, el que surge del corazón como guía, ese que te permite crear no sólo cada día de tu vida sino también tu propio destino.

El haberse Re-Conocido, implica la elección de ya no volver a aquéllos lugares de sufrimiento, desamor o falta de libertad, significa saber que tu derecho de nacimiento es ser feliz y no regodearte en las miserias del drama cotidiano, pero para ello previamente habrás  re-conocido tus sombras y luces proyectadas en esos espejos y las habrás abrazado como tus maestros más exquisitos de la escuela de la vida.

Mis Ancestros sabiamente me lo mostraron cuando me lo transmitieron usando esta frase: Para “Re-Conocerte, tenés que Re-Conocernos”

Y no pasa por un análisis intelectual de la situación, ni una técnica de sanación, ni una meditación; se trata de una energía sagrada, energía de vida, esa que perdiste y tenés que recuperar o aquélla que tomaste y tenés que devolver, para volver a estar en ayni, en equilibrio, en reciprocidad,  encontrándote con la verdad más pura, la esencia.

Una conexión del corazón con una ancestralidad tanto consanguínea, como aquélla más lejana cuya memoria se encuentra en el aire, el agua, la tierra, los árboles, los animales, las montañas, etc. y con la cual establecemos un lazo amoroso y libre, en el camino que elije transitar el Alma.

Es abrir los brazos al Gran Misterio para recordar nuestro origen como Creadores y también saber que somos la propia Creación,  abrirnos a la expresión más genuina del Ser y experimentarnos desde la autodeterminación como la mejor obra maestra capaz de crear su propio destino.

En este camino sagrado de Re-Conocimiento las guías son el amor y la certeza del Alma en el viaje elegido más allá del tiempo y el espacio.

Por esto y mucho más bendigo la Vida en Munay!!!

Nuna Saya

17-10-17

hdr

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s