SANACION DEL LINAJE Y ENERGÍAS FEMENINAS + RITO DEL UTERO

 

  • SANACIÓN DEL LINAJE Y ENERGÍAS FEMENINAS + RITO DEL UTERO

femenino

En lo profundo de la memoria ancestral estamos conectados con un legado de traumas y sufrimientos como así también con la fuerza, coraje y sabiduría de nuestros ancestros.

Podemos iluminar y sanar los primeros y recuperar con amor los segundos, honrarlos al convertirnos en servidores de nuestra propia sanación y colaborar creando salud en las  generaciones venideras y la Madre Tierra.

Cambiar las memorias de historias de sufrimiento y dolor sobre  nuestros ancestros, desde la luz y el amor, ilumina las huellas de nuestro campo energético recuperando una sabiduría que nos permite  crear un nuevo destino en nosotros y los hijos de nuestros hijos.

Esta es una invitación a realizar un viaje chamánico de sanación de nuestro útero y el de nuestras ancestras en 7 generaciones del pasado y del futuro. Esta sanación me ha sido transmitida por mis Ancestras muy poco tiempo antes de recibir el Rito del Útero en Chile, directamente de Marcela Lobos.

Cuento acerca de ello en la nota: “El amor invita al amor en nuevas historias”.

Los Pilares que sustentan esta Sanación Ancestral son:

  • Reconocimiento de memorias ancestrales en el campo energético personal.
  • Liberación e iluminación de las energías densas que contienen esas memorias.
  • Recuperación de la “propia voz”.
  • Honrarnos al honrarlos, en servicio a la Pachamama.

Esta sanación se completa con la entrega del Rito del Útero o Rito N° 13 Munay Ki.

El rito conecta con un linaje de mujeres liberadas del sufrimiento, que recuerdan que:  “el útero no es un lugar para guardar miedo o dolor sino que es un espacio para crear y dar luz a la vida”.

Una vez recibido, el rito puede ser compartido inmediatamente con las mujeres de la familia o cercanas. En cuanto a la sanación del linaje, demanda de ser integrada para poder ser transmitida con impecabilidad y el debido reconocimiento solicitado por ellas: “Para reconocerte, primero tenés que reconocernos”

Sanar nuestros úteros es sanar las memorias de dolor ancladas en la madre tierra, y en nosotras a la humanidad toda.